Tecnología | Entrevistas
20/09/2018

Entrevista especial al Ing. Rodrigo Díaz, Director de DINATEL, Uruguay.

El Director Nacional de Telecomunicaciones contó las novedades sobre los proyectos que vienen trabajando y cómo observa las nuevos desafíos tecnológicos

En primera instancia, al tratar la temática del acceso a la sociedad de la información, Díaz refirió que el concepto central es la conectividad, el estar conectados, y en particular lo importante es el acceso, que todos los ciudadanos tengan la posibilidad de acceder. “En particular hablamos del acceso a banda ancha, acceso considerado hoy por organismos internacionales como la OEA, como un derecho humano”, aseguró.

Este acceso a la banda ancha, o a Internet, debe ser de buena calidad, con buenas velocidades tanto de bajada como de subida y bajas latencias, pero además “debe ser asequible, debe estar al alcance de la población. En otras palabras resulta clave, en términos de desarrollo, disponer de una muy buena infraestructura de telecomunicaciones”.

Existe una correlación entre el aumento de la penetración de banda ancha en la población y el aumento del PBI de un país, de manera que esto significa riqueza, desarrollo, oportunidades de negocios, desarrollo de servicios de valor agregado, nuevas fuentes laborales calificadas, generación de nuevas empresas, etc., etc., lo que en definitiva se traduce en mejoras de la calidad de vida de los habitantes. Hay muchísimas actividades cuyo desarrollo depende fuertemente del acceso a esta conectividad.

En esa línea, Uruguay ha realizado en los últimos años y viene realizando importantes acciones. El Director de DINATEL destacó las siguientes:

Respecto a los accesos a banda ancha fijos.
Se viene ejecutando por parte de Antel, el plan de despliegue de fibra óptica al hogar (FTTH), como complementación y progresiva sustitución de los accesos ADSL, por cobre. Este proyecto es el resultado de una muy importante inversión pública, tal como se hizo con el cobre en su momento, inversión realizada con foco en maximizar el acceso a banda ancha, para posibilitar el desarrollo de las actividades mencionadas, y donde, por esa razón, se planteó su recuperación a largo plazo, utilizando criterios inclusivos, planteado como una sustitución de la infraestructura y definiendo tarifas asequibles y sin que el abonado quede obligado a contratar el servicio.

De los datos del informe de URSEC a diciembre de 2017 surge que los accesos a banda ancha fija (fibra + cobre), alcanzan al 81.6% de los hogares, y el 70% de ellos corresponde a FTTH.

Es importante destacar que los criterios de inclusión referidos ya han producido resultados exitosos, de los hogares con acceso a banda ancha pertenecientes al quintil más pobre de la población, se pasó de un valor del 1 % en 2006 a un valor del 77 % en 2016, (Datos presentados por Presidencia de la República y AGESIC).

Respecto a los accesos móviles.
Todos los operadores han ejecutado y vienen ejecutando planes de despliegue de servicios móviles de cuarta generación, (4G/LTE) con cobertura en las capitales departamentales del país, cobertura que se ha extendido a localidades con menores densidades de población, en base a la utilización de la banda de 700 MHz, óptima para cubrir zonas rurales de baja densidad de usuarios, licitada a mediados del año pasado.

Se viene produciendo un crecimiento espectacular del número de servicios móviles. De los datos del informe de URSEC a diciembre de 2017 surge que entre 2011 y 2017 se multiplicó por 6 el número de servicios móviles con acceso a banda ancha.

Se esperan importantes desarrollos en el área de los servicios móviles con los futuros despliegues, yo diría que casi presentes, como la Internet de las cosas (IoT) y la quinta generación de celular (5G).

Desarrollos basados en la conectividad
Uruguay ha obtenido y viene obteniendo muy importantes logros basados en el denominador común de su importante desarrollo en el campo de las telecomunicaciones y la conectividad masiva de calidad, como venimos de indicar.

Esto ha posibilitado grandes éxitos, dentro de los cuales destacamos los desarrollos siguientes:

• Plan Ceibal, con 100% de las escuelas del país conectadas a Internet, lo que ha posibilitado la integración a la tecnología de forma inclusiva, desde la niñez, de las nuevas generaciones, denominados nativos digitales.

• Plan Ibirapitá, para apoyar e incentivar a los adultos mayores a entrar en el mundo digital, sector donde existe una mayor dificultad para la adopción de las nuevas tecnologías.

• Plan Jacarandá, impulsado por el MIEM, con foco en incentivar el desarrollo del interior del país, posibilitando el acceso al mercado laboral de profesionales radicados en el interior, por teletrabajo.

• Gobierno Electrónico, donde la participación e inclusión de la ciudadanía se sustenta en que todos tengan acceso, dentro de lo cual destacamos la optimización de recursos obtenida con la implantación de trámites en línea, las mejoras en los procedimientos y el abatimiento de la burocracia a su mínimo imprescindible, lo que significa a su vez importantes ahorros de tiempo.
La Agenda Uruguay Digital 2020 integra las diferentes iniciativas prioritarias para avanzar en la transformación digital del país de forma inclusiva y sustentable, con el uso inteligente de las tecnologías.

Todo ello motivado en que cada vez mayor población pueda aprovechar al máximo los beneficios de la sociedad de la información y del conocimiento, en igualdad de oportunidades.

Entre otros objetivos planteados para 2020, destacamos:
(i) 65% de cobertura de conexión a internet por fibra óptica (FTTH)
(ii) 90% de cobertura residencial de internet banda ancha
(iii) 65% de cobertura nacional de telefonía móvil con tecnología de cuarta generación.

Por otra parte, según el director, los grandes avances en la evolución del sector de comunicaciones, están provocando grandes cambios, debidos al desarrollo de Internet y al aumento del acceso por parte de toda la población.

Surgen nuevas formas de comunicación, que utilizan como soporte la red Internet, donde hay una red de propósito general sobre la cual se desarrollan un sin número de nuevos servicios de valor agregado y aplicaciones, donde maximizar el acceso es totalmente relevante en términos de desarrollo del país, y donde los contenidos y las aplicaciones están desvinculados de la red y se desarrollan vertiginosamente, en particular las redes sociales que permiten otros modos de comunicación.

El efecto de estos cambios se ve incrementado a medida que “la calidad y el acceso a la banda ancha crecen, tal como ocurre en nuestro país como producto del gran desarrollo de las telecomunicaciones, permitiendo el surgimiento de nuevos modelos de negocios como los servicios OTT, y es así que tenemos, por ejemplo la transmisión por streaming de los partidos del mundial, los juegos olímpicos, etc., obteniéndose calidades crecientes como emisiones con resolución 4k, que superan las calidades obtenibles, por los medios tradicionales”.

Para el Ingeniero, esta nueva realidad presenta grandes ventajas y oportunidades, así como a la vez grandes desafíos, por ejemplo lograr las audiencias para contenidos generados, definir el modelo de negocios a seguir, como monetizar para lograr la sustentabilidad de los servicios, la protección de los derechos de autor y de los derechos de emisión de los contenidos, la protección de datos personales, etc.

“Concomitantemente se viene produciendo un desplazamiento de la inversión publicitaria hacia las nuevas formas de comunicar, sobre todo en base al gran crecimiento y difusión de los servicios móviles”, aseguró.

Por otra parte también las audiencias se modifican, y en particular disminuyen las audiencias de medios tradicionales, en las franjas de edades más bajas.

En este contexto cualquier contenido audiovisual puede distribuirse sobre la red sin limitaciones y vemos una mejor oportunidad para el desarrollo de la democracia plena, para efectivizar la libertad de expresión, en cuanto a la pluralidad de los contenidos, a que se encuentren presentes todas las voces, en tanto no se requiere licencia para distribuir por ejemplo, una señal de televisión por streaming.

“Observamos que estos cambios no son reversibles, que llegaron para quedarse y que desafían los viejos modelos de medios tradicionales, donde el titular del servicio es responsable por el medio y por el contenido emitido, y donde se tienen limitaciones derivadas de los recursos escasos, como por ejemplo el espectro radioeléctrico, lo que resulta en definitiva en limitaciones en el número de los operadores que pueden brindar los servicios, instrumentado en base a autorizaciones o licencias emitidas por el Poder Ejecutivo, requeridas para la prestación de los servicios respectivos y donde aparece el tema de la concentración de medios como un limitante para el desarrollo de la democracia plena y para efectivizar la libertad de expresión, en cuanto a la pluralidad de los medios y a que se encuentren presentes todas las voces”, manifestó.

“Visualizamos grandes oportunidades para el desarrollo de la industria audiovisual en nuestro país debido al crecimiento de la demanda tanto a nivel nacional como internacional”.

Asimismo, se disminuyen las barreras para la distribución de contenidos, en el modelo tradicional las oportunidades para producción de contenidos eran reducidas y supeditadas a lograr que un medio auspiciara la producción de un determinado contenido, a emitirse por ese medio y luego las oportunidades a nivel local eran casi nulas en razón de la competencia cerrada entre medios, en tanto las oportunidades a nivel internacional también eran reducidas y supeditadas a las posibilidades de comercializar contenidos a las empresas gigantes como la FOX, HBO, etc.

“En esta nueva realidad se incrementa la demanda de contenidos tanto a nivel nacional como internacional y desaparecen las limitaciones impuestas por el medio, que pasa a no ser escaso”, afirmó.

Desde Dinatel, “percibimos una gran oportunidad para el desarrollo de la Industria Audiovisual y venimos trabajando en distintas actividades para su fomento, con foco en el acceso al mercado internacional. Este desarrollo lo percibimos como motor para impulsar de manera sustentable una gran cantidad de actividades y servicios afines, en particular destacamos el desarrollo de la dimensión cultural asociada al audiovisual”.

A su vez, Díaz destaca también al desarrollo de los videojuegos, actividad con un contexto similar al audiovisual por las oportunidades que se presentan en el mercado internacional.

Por otra parte en comparación con la región, Uruguay lidera el sector de telecomunicaciones en América Latina y el Caribe.

Se han logrado avances muy significativos, sólo por mencionar algunos:

• En reciente informe el BID posiciona a Uruguay como uno de los países más avanzados de la región en cuanto al acceso a telefonía móvil, con una tasa de penetración del 90%, y con una tasa de adopción de tecnología 4G superior al 50%.
• Uruguay primero en Latinoamérica y en el puesto 34 a nivel mundial, dentro de los países con muy alto índice de gobierno electrónico, de acuerdo a la última evaluación realizada por la ONU este año.
• Uruguay miembro del denominado D7, grupo de siete países más avanzados del mundo en materia de digitalización.


En Uruguay, los servicios de telecomunicaciones, como la telefonía fija y móvil, los servicios de transmisión de datos fijos y móviles, servicios de carrier, etc., el marco jurídico está constituido por un conjunto de leyes y decretos.

Para los servicios de comunicación audiovisual, el marco jurídico se conforma por las Leyes 19.307 de 29 de diciembre de 2014 y 18.232 de 22 de diciembre de 2007 y Decreto reglamentario No. 417/010 de 30 de diciembre de 2010.

En Uruguay los servicios de Telecomunicaciones se consideran estratégicos para hacer efectivo el acceso a derechos de la población.

Uruguay ha protegido las inversiones en infraestructura de Telecomunicaciones. Es así que por imperio legal, la prestación de todos los servicios de telecomunicaciones que utilicen medios físicos, son exclusividad de la empresa estatal Antel, con la excepción de la prestación de servicios de televisión para abonados, únicamente para señales de televisión.

La prestación de servicios de telecomunicaciones que utilicen medios inalámbricos, ya sean fijos o móviles, se encuentra en régimen de competencia entre la empresa estatal y prestadores privados autorizados.

La empresa estatal constituye así una herramienta para la implementación de políticas públicas directas y permite al Estado uruguayo desplegar acciones concretas a efectos de disminuir la brecha digital y promover el acceso de toda la población a las TICs.

El disponer de una empresa estatal formando parte del mercado en competencia, permite el logro de objetivos sin la necesidad de regulaciones obligatorias, por la vía de mejorar la gestión de la empresa estatal de forma de liderar los despliegues, incentivando así a los operadores privados, a realizar inversiones para no perder competitividad, tal como ocurrió con los despliegues en todo el territorio nacional de los servicios celulares de cuarta generación.

Este modelo mixto aplicado por Uruguay ha tenido mucho éxito en el desarrollo de las Telecomunicaciones.

En el marco de su política nacional de telecomunicaciones, Uruguay ha diseñado e implementado múltiples estrategias para cumplir los cometidos y efectivizar los derechos a las Telecomunicaciones/TICs de que son titulares todos los habitantes de su territorio.

En el núcleo central de dicha política reside la ejecución de los planes de despliegue de Fibra Óptica al Hogar (FTTH), telefonía móvil de cuarta generación (4G/LTE), quinta generación (5G) consolidados mediante el despliegue de infraestructura estratégica soberana: Implementación del Cable Submarino que conecta Uruguay con Brasil y USA, Data Center Internacional TIER III, (Ing. José Luis Massera), y Complejo Antel Arena, proyectos e inversiones llevados adelante por la empresa pública Antel, utilizada como herramienta para la implementación de políticas públicas directas.

El Ministerio de Industria, Energía y Minería a través de la Dirección Nacional de Telecomunicaciones y Servicios de Comunicación Audiovisual, es quien dispone de la competencia exclusiva para asesorar al Poder Ejecutivo en los asuntos de política pública de telecomunicaciones y el otorgamiento o revocación de licencias o autorizaciones para la prestación de los servicios.
Para obtener una licencia o autorización para prestar servicios de telecomunicaciones es necesario que el interesado cumpla con todos los requisitos establecidos en el marco legal vigente, pero además se deben verificar los criterios de oportunidad y conveniencia, los cuales son evaluados en función de las políticas de telecomunicaciones.

Por otra parte, el acceso a las TICs genera importantes oportunidades en multiplicidad de campos, que sin duda se deben aprovechar para potenciar el desarrollo del país.

En este contexto, “vemos también muchas oportunidades para el desarrollo de las industrias no tradicionales, caracterizadas por la posibilidad de agregar valor, intensivas en conocimiento, donde la innovación tiene también un papel muy relevante, tales como la industria del software, la Inteligencia Artificial, la robótica, la industria audiovisual, el desarrollo de nuevos servicios y aplicaciones, el desarrollo de videojuegos, la implementación de soluciones de conectividad en Internet de las Cosas, la industria electrónica, etc.”, afirmó.

Aprovechar las oportunidades mencionadas implicará la formación de nuevos emprendimientos, nacimiento de nuevas empresas, que demandarán recursos humanos especializados, generando a su vez oportunidades de empleos calificados. Resulta importante destacar que la introducción de la robótica y la Inteligencia Artificial transformarán los sectores productivos, desplazarán algunos trabajos y crearán otros, razón por la cual resulta de carácter estratégico, prepararse para enfrentar estos cambios.

“Se presentarán también muchas oportunidades de inversión. Tema que nos parece muy importante, pero a la vez resulta muy relevante su necesaria evaluación en términos del análisis de impacto, de la potencialidad de generación de empleo y de las ventajas para el Uruguay. En particular las inversiones en telecomunicaciones deben ser analizadas de forma muy cuidadosa con el objetivo de mantener los equilibrios en los mercados”.

Las metas más importantes para continuar mejorando la infraestructura de comunicaciones, pasan por continuar con los despliegues de fibra óptica al hogar y de los servicios celulares avanzados, incentivando mejoras en su calidad, cobertura y maximizando el acceso.

Por otra parte, según explicó Rodrigo Díaz, Uruguay debe estar atento y preparado para la introducción de nuevas tecnologías en el campo de las telecomunicaciones, y teniendo en cuenta el acelerado desarrollo que han tenido las tecnologías móviles y sus tendencias futuras, el tema de la planificación adecuada del uso del espectro, resulta estratégico.

Todos estos servicios implicarán, en un futuro relativamente cercano, la necesidad de disponer de espectro radioeléctrico para la implementación de sus despliegues.
Aparece entonces la necesidad de procurar optimizar la utilización del espectro radioeléctrico en los servicios existentes, analizando y explorando las posibilidades de realizar los cambios necesarios, en tiempos adecuados, con foco en el análisis de las bandas que se presentan como más prometedoras, en cuanto a su utilización para la implementación de nuevos servicios móviles avanzados, mirando con atención hacia donde apuntan las tendencias mundiales en la materia, en procura de armonizar su utilización a nivel internacional, de manera de aprovechar eventuales economías de escala, que posibiliten abatir los costos de terminales y equipos.

La planificación del uso de espectro radioeléctrico, resulta muchas veces una tarea lenta y difícil de instrumentar, en virtud de que los despliegues, las implementaciones y el desarrollo de los servicios prestados por los permisionarios, involucran siempre inversiones importantes, las cuales se encuentran protegidas por la seguridad jurídica que incorpora nuestro marco legal vigente, lo que a su vez trae como consecuencia que realizar cambios, implique procesos lentos que normalmente se extienden por largos períodos de tiempo.

Para finalizar, el director mencionó los siguientes objetivos a largo plazo:

(i) llegar al 100 % de los hogares conectados por fibra óptica (FTTH)
(ii) Continuar mejorando la cobertura celular de cuarta generación (4G)
(iii) Desplegar nuevas tecnologías móviles de quinta generación (5G)
(iv) Preparar la infraestructura para la Internet de las cosas, que posibilitará el avance y desarrollo, por ejemplo de las ciudades inteligentes.

LO MÁS LEÍDO

ÚLTIMOS VIDEOS

amc
bruna
foxpremiumfest

Notas Relacionadas

NOTAS RELACIONADAS